La explotación permitida en España

La explotación laboral en España es una realidad y está permitida. Más de 20 mil indocumentados, principalmente africanos y latinoamericanos, trabajan en condiciones de esclavitud en los campos de la Comunidad Valenciana, situación que se replica en toda la geografía del país ibérico con el beneplácito de las autoridades.

Durante seis meses, en la temporada de cítricos, miles de personas recogen mandarinas y naranjas que se exportan a Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y otros países del mundo sin que exista un interés que regule la procedencia de las frutas.

España exporta miles de toneladas anualmente provenientes de trabajadores explotados, presas de mafias que se aprovechan de la necesidad de extranjeros que se encuentran en el “limbo legal” y en indefensión por falta de apoyo del Estado español y sus políticas de derecha.

Valencia mantiene el liderazgo en producción de cítricos en España, con más de 3 millones de toneladas producidas cada año, y para lograr ese número de producción, existe una red ilegal de Empresas de Empleo Temporal (ETT) que, en complicidad con comercios, empresas usuarias y almacenes, han hecho del sector agrario un sitio ideal para violentar los derechos laborales y humanos de miles de migrantes.

Naranjas4.JPG
6:30 de la mañana. Se reúnen los migrantes para trabajar en el campo de la comunidad Valenciana. Fotografías y video: Carlos Underwood.

Soledad Montaner Huercio, responsable del Sector Agrario y Contratación de la Federación de Industria de Comisiones Obreras (COOO) del País Valenciano, es clara: Desgraciadamente sucede con aquellas personas que tienen necesidad de renovar documentación para permanecer en España.

Las personas extracomunitarias de países sudamericanos y africanos son las más explotadas y están en peores condiciones“.

La gente tiende a tragar con aquello que le están ofreciendo para renovar esa documentación o se quedarían en situación ilegal (sin papeles)”.

Te calles, te portas bien y eres bueno, o por el contrario no vas a tener días suficientes para la renovación de la documentación, porque en España es necesario haber trabajado cierto número de días en el último año (para hacer el trámite)”, puntualiza.

Montaner explica que la explotación “no existe solamente con los trabajadores de esta naturaleza”, ya que proliferan las Empresas de Trabajo Temporal ilegales y últimamente han proliferado en el sector agrícola.

Es decir, “se les está dando autorización a todo el mundo y ahí es donde se están creando una serie de mafias”.

En la gran mayoría de estas ETT o falsas ETT, los administradores únicos suelen ser personas extranjeras, en su mayoría de países de Este, que son quienes contratan, por decirlo de alguna manera, al personal para luego cederlos a los comercios o empresas usuarias”, y continúa:

Incumplen con lo que marca el convenio colectivo, les hacen comprar tijeras, les hacen comprar los equipos de protección, y si no pagan, no se los dan. Muchas veces los hacen firmar que los han recibido cuando no es cierto. Pueden estar trabajando 8 horas en el campo para recibir entre 12 y 20 euros”.

Hacen entre cien kilómetros y muchas veces no cobran ni un céntimo de ese desplazamiento, o lo que es peor, contratan a una serie de cabos de cuadrilla que llevan su propia furgoneta en la que caben 10, 12 personas, a los cuales encima les cobran por llevarlos a trabajar”.

Es, ‘tu vienes conmigo porque yo te obligo y cuesta 7 euros todos los días’, y si no van en la furgona no pueden ir a trabajar. Esto obviamente es una coacción, una explotación laboral hasta el punto que las personas tienen auténtico miedo”.

La forma de operar de las falsas empresas de empleo temporal o de los captadores de trabajadores migrantes es pública y está a la vista de todos.

A través de páginas de Internet, como Milanuncios.com, se leen mensajes como: “Busco gente para la naranja y mandarina. Con papeles en regla y vehículos. Se paga 1.35 la caja. Latinos”.

Naranjas2.png
Los migrantes son obligados a trabajar sin goce de sueldo los primeros 15 días y en pésimas condiciones.

Soy de las personas que van al campo y me he encontrado una parte que recogía para la empresa usuaria y otra parte que recogía, dentro del mismo campo, para una empresa de trabajo temporal, los dos cogiendo para el mismo comercio, y unos cobrando la mitad de los otros. Esto es habitual”.

“Pero el tema es bastante más grave, porque las empresas usuarias, es decir, los almacenes, los comercios, que tienen su plantilla de fijos descontinuos, de los que cada vez hay menos porque los están cubriendo las empresas de trabajo temporal, son perfectamente conocedores de lo que está sucediendo”, refiere Montaner, y agrega:

Están contratando a estas ETT fraudulentas, los están contratando explotadores de personas, sabiendo a la perfección que están explotando a esta gente”.

El año pasado, la inspección del trabajo llegó a levantar infracciones por tres millones de euros a empresas usuarias y a ETT, sanciones que fueron recurridas y que, incluso, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha tumbado parte de esas sanciones”.

Tenemos una justicia que, como caiga en un tribunal conservador, de derechas o antisindical, al final las sanciones quedan en cero euros”.

Aunque existen denuncias por parte de comisiones obreras que buscan frenar a las empresas de trabajo temporal, “no pasa nada”, refiere Montaner.

“Al día siguiente se montan otra con otro nombre o pagan los 300 mil euros de sanción porque lo recuperan en un mes. “Como viven de robar a los trabajadores, las sanciones realmente les da exactamente igual”.

En la Comunidad Valenciana existen 70 mil recolectores regulados, trabajadores fijos discontinuos.

Un 40 por ciento más son contratados por ETT de manera irregular, por lo que “unos 20 mil trabajadores están sufriendo lo indecible en los campos valencianos”.

Naranjas3.png
Los trabajadores agrícolas viven en condiciones de semiesclavitud.

En una jornada de entre 5 horas y media y 6, que es la que marca el convenio colectivo, un trabajador agrícola ganaría de entre 70 y 100 euros, pero son los mínimos.

“Podemos estar hablando de una decena de empresas que cumplen la legalidad en un montante de casi 400 que hay en el País Valenciano”, y subraya Montaner:

¿Qué sucede con las ETT? Incumplen el convenio de forma sistemática. Para ellos el convenio no existe, el año pasado las ETT se pusieron de acuerdo en una serie de tablas y para ellos no existen las variedades de cítricos”.

Ahí los trabajadores siempre van a destajo y no contemplan el salario hora en ninguno de los casos, da igual cómo esté el campo, por eso digo que se pueden llevar a casa entre 12 y 20 euros después de 8 horas, más el tiempo empleado en el desplazamiento”.

Lo terrible de la situación es que existe una “convivencia” entre almacenes y empresas usuarias, quienes comercializan los cítricos.

Las ETT llevan el producto a estas empresas y posteriormente se exporta a Estados Unidos, Rusia, al centro de Europa, Inglaterra, Alemania, países que supuestamente tienen una regulación óptima para los trabajadores.

No les importa de dónde viene los cítricos, ni le importa a Europa, ni le importa a los comercializadores. Les da exactamente igual. La inspección del trabajo lo que ha hecho en este caso es cruzar datos”.

Ha pedido a las empresas las toneladas de cítricos que han entrado y el número de plantilla que tienen”.

Es evidente, no corresponde el número de trabajadores con el número de toneladas que entran”.

Un trabajador tendría que trabajar 24 horas para que entrara esa cantidad de cítricos, por lo tanto, está claramente determinado que hay una serie de toneladas que entran que la están recogiendo personas que no tienen nada que ver con la plantilla que tienen las propias empresas”, lapida Montaner.

El año pasado se pusieron muchísimas denuncias con nombres y apellidos a los comercios que están contratando este tipo de ETT”.

Como cooperativas grandes podemos nombrar a ‘García y Ballester’, que es un escándalo.

‘Greenmed’, antes ‘Martínavarro’, uno de los primeros exportadores de este país, hace años tenía mil 200 trabajadores fijos discontinuos y en este momento tiene 350 y todo lo demás lo hace a través de ETT, es la más escandalosa de todas ellas. Los comercios son conocedores de esta situación”.

Para la responsable del Sector Agrario y Contratación de la Federación de Industria de Comisiones Obreras, “la explotación de las personas y de los trabajadores es delictivo”, por lo que se tienen que abrir caminos por los juzgados de lo penal para que paguen con la privación de libertad, con la cárcel, todos aquellos que hacen uso de las necesidades de las personas y “que están explotando de la forma tan miserable como lo están haciendo”.

No nos sirven las sanciones administrativas porque esto es como el tráfico de armas. Lo que da dinero se puede permitir el lujo de pagar denuncias. Siguen ganando”, y suma:

Tenemos un gobierno en este país de derechas. Más de derechas de lo que se visualiza y más de derechas de lo que quieren proyectar. De una forma clarísima están permitiendo que éste país esté como está”.

Hablamos del Partido Popular (PP). Si un tercio del partido está imputado por corrupción, pues imaginar que es lo que están haciendo con las leyes. No les preocupa en absoluto”.

Y lo están incumpliendo todo. Si incumplen el paso con los propios refugiados, que es una cuestión humanitaria, el resto les da exactamente lo mismo. Esto se está viviendo en todos los campos españoles”.

Está situación está generalizada. Si no cambiamos de gobierno, esto difícilmente va a cambiar. Tenemos un gobierno de derechas, tenemos un gobierno heredero del propio franquismo, hay nietos, sobrinos, amigos”.

La temporada de cítricos está en marcha. En Valencia, como en otros puntos del país, la explotación laboral permitida por el Estado español está en su máximo auge.

En las fotografías, como en el video que acompaña el texto, se pueden ver trabajadores cubanos, venezolanos, cameruneses y nigerianos que son víctimas de empresarios sin escrúpulos.

Las cuadrillas llegan a las 6:30 de la mañana al campo después de recorrer 70 kilómetros de Valencia capital a los alrededores de Castellón.

Después de 12 horas fuera de sus casas, los trabajadores ganan entre 12 y 19 euros. En los campos españoles no existen los derechos humanos ni vigilancia que evite abusos de esta naturaleza.

Empresas denunciadas

Noawork ETT SL

Temporis Laboris ETT

Inserlevan ETT

Faster Ibérica ETT

Trebal al día ETT

Enman Ecogestión

Safor Treball

Serfiel TT

Safor Temporis ETT

Éxito Labor ETT

Empleo Exprés ETT

Imán Temporig ETT

Bonacasa Fruit ETT SL

Agroserveis Benicarlo

Paola Fruits

Citromer ETT SL

Frutas Fani SL

Interim Aire ETT

Human Socie Coop

21 comentarios en “La explotación permitida en España

  1. Bonacasafruit ett y su administrador Adrian Esbri Plasencia se lleva la palma un estafador en toda regla, Mercedes a costa de nosotros, ya era hora, tranquilo que esto acaba solo que empezar… Mano dura…

    Me gusta

  2. Frutas Nani utiliza a las Ett y acuerda un sueldo muy por debajo de lo establecido, trabajan con Interim, bonacasa, Citromer, Iman, hay que regular lo marcado en el convenio ya que es una explotación frente a nosotros. Gracias.

    Me gusta

  3. La administración tiene que poner los medios para evitar estas irregularidades que están fuera de la ley y causan tanto daño a las personas.., mano dura contra todas las que utilizan estos métodos..

    Me gusta

  4. Todo lo que se diga es poco, ahora desde que la administración se ha puesto a controlar parece que se les irá acabando el chollo, el de Almenara y algunos más se llevan la palma…

    Me gusta

  5. Todo lo que se diga es poco, ahora desde que la administración se ha puesto a controlar parece que se les irá acabando el chollo, el de Almenara un buen figura…

    Me gusta

  6. Los recogen antes de que amanezca, sin apenas testigos, en alguna plaza céntrica de ciudades como Castellón o Valencia. Casi todos son inmigrantes. Muchos latinoamericanos, como peruanos o colombianos. Los hay también nigerianos y paquistaníes. Y algún rumano. Desde allí, en furgonetas blancas, se dirigen a una finca citrícola de la provincia. Sobre las 8.00 h. empieza la jornada laboral. Todo el día recogiendo naranjas por 20 euros. No es el sueldo limpio. De esa cantidad hay que descontar los seis euros que se queda el intermediario, con la complicidad de una ETT, por darles un trabajo temporal y llevarles al huerto. En total, 14 euros, una cuarta parte de lo que establece el convenio colectivo del sector, que marca 60,84 euros diarios por seis horas de trabajo.

    La explotación laboral, con jornadas de trabajo maratonianas y sueldos de miseria, sigue estando asentada en los campos de cítricos de Castellón. Lo denuncian los sindicatos y lo confirma la propia Inspección de Trabajo, que asegura que en pleno siglo XXI, en la provincia y a plena luz del día, las prácticas abusivas son la tónica habitual. Es más, hace apenas dos semanas se celebró en Valencia una reunión entre los sindicatos, las empresas comercializadoras y la Inspección de Trabajo para coordinar un plan de control en el campo y tratar de evitar que engorde la cifra de collidors explotados laboralmente.

    Tanto UGT como CCOO señalan directamente a cuatro empresas de trabajo temporal (ETT) que actúan en la provincia. “Las prácticas de esclavitud están a la orden del día, tanto en Castellón como en Valencia. La mayoría de las ETT pagan a los trabajadores muy por debajo de lo que marca el convenio. Por cinco días trabajados solo les cotizan dos, por lo que hay que hablar de dos tipos de fraude, uno de salarios y otro de cotización a la Seguridad Social. Además, muchas de estas empresas hacen uso de intermediarios, que son verdaderos capos de la mafia, y que cobran al trabajador hasta por respirar”, resume Soledad Montaner, secretaria general de la Federación Agroalimentaria de CCOO-PV.

    DENUNCIAS ANTE LA INSPECCIÓN // La situación en el campo empieza a ser tan grave que los sindicatos han decidido pasar a la acción. Y lo primero que han hecho es presentar una lista con todas las ETT que actuarían al margen de la ley. En el documento, que ya obra en poder de la Inspección de Trabajo de Castellón, aparecen cuatro empresas temporales de la provincia. Dos están en Vila-real, una en Bextí y la otra en Vinaròs. “Los abusos se centran, fundamentalmente, en las fincas. En los almacenes no tenemos constancia de estas malas prácticas, pero el campo no tiene puertas y es imposible que los inspectores controlen palmo a palmo lo que ocurre en los huertos”, explica Ramón Serra, responsable de la Federación Agroalimentaria de UGT en la provincia.

    Que la Administración es consciente de estas situaciones abusivas es algo que confirma la propia jefa de la Inspección de Trabajo en Castellón, Pilar Fuentes. “Se están detectando algunos casos de falta de altas en la Seguridad Social o permiso de trabajo. También casos de collidors que perciben un sueldo muy por debajo de lo que marca el convenio. Estas últimas prácticas existen, pero es difícil acreditarlas”, argumenta. Porque para demostrarlas sería necesaria una denuncia del trabajador y pocos son, por el momento, los que están dispuestos a dar ese paso y a denunciar.

    Las ETT de Castellón que actúan dentro de la ley (que son la mayoría) aseguran que quienes no lo hacen son siempre las mismas. “Nosotros hace años que no trabajamos con empresas del sector citrícola. Si vas a lo que marca el convenio los números no salen, ya que somos intermediarios y cobramos por nuestros servicios, con lo que el precio final es inasumible para la empresa comecializadora. Otra cosa es que todos sabemos que hay una serie de ETT que hacen todo tipo de chanchullos. Siempre son las mismas las que explotan al trabajador, pagándoles una auténtica miseria”, subraya la responsable de una empresa de trabajo temporal que pide anonimato.

    En otra empresa del sector cuentan exactamente lo mismo. “Todo el mundo sabe quiénes son los que actúan así. Incluso lo sabe la Inspección. Todos los años les hacen controles, pero a la temporada siguiente vuelven a abrir las puertas y vuelven a aprovecharse de la cantidad de personas que necesitan trabajar al precio que sea”, añaden en otra compañía.

    NO SABEN NO CONTESTAN // Aunque año tras año son denunciadas por parte de los sindicatos, las ETT continúan funcionando. Mediterráneo se ha puesto en contacto en los últimos días con la mayoría de ellas. Todas están abiertas. Y a la pregunta de si han recibido denuncias por actuar al margen de la ley la respuesta es unánime y escueta: “No sé de qué me habla. No tengo ni idea y no le puedo decir más”.

    Pero si hay ETT que explotan a los trabajadores es porque hay empresas del sector que contratan sus servicios. Porque el negocio de los cítricos está muy estructurado: las empresas comercializadoras cuentan con los llamados corredores, que contactan con los propietarios de las fincas y les ofrecen un precio a cambio de una comisión del 2% ó el 3%. Si hay acuerdo, la comercializadora suele subcontratar a una ETT y envía a los camiones.

    Desde la Asociación de Exportadores de Frutas de la provincia de Castellón (Asociex) reconocen que las malas prácticas existen, pero aseguran que son casos puntuales. “Ovejas negras hay en todos los sitios”, explica Enrique Ribes, secretario general de la patronal citrícola. Ribes también acusa a las ETT denunciadas por los sindicatos. “Son unas pocas, pero ahí están. Nosotros somos los primeros interesados en que se trabaje según el convenio y todos los años enviamos circulares a nuestros asociados para que así sea, ya que respetar las leyes va en beneficio de todos”, sentencia. H

    Me gusta

  7. La Inspección se trabajó de Valencia, en una compleja actuación en equipo desarrollada a lo largo de varios meses, ha conseguido acreditar la existencia de cesión ilegal de trabajadores entre once empresas de trabajo temporal y ocho empresas citrícolas, en el marco de la campaña de recogida de la naranja de los años 2016 y 2017

    Los almacenes de naranja venían recurriendo a empresas de trabajo temporal para un trabajo que forma parte de la actividad normal de la empresa, por lo que estos trabajadores deberían ser fijos discontinuos. No sólo eso: los trabajadores cedidos no estaban sometidos al control de la empresa usuaria, al fijarse el precio con la ETT sobre la cantidad recolectada y no en función del tiempo trabajado. Las ETTs facturaban globalmente, sin especificación de los trabajadores que intervenían en las tareas de recolección, sin registrar siquiera en una base de datos los días trabajados por los trabajadores cedidos.

    El personal inspector tuvo que comprobar, a partir de las entradas en báscula del producto recolectado, que la cantidad abonada por los almacenes a las ETTs era muy inferior a la que hubiera tenido que abonar a los trabajadores propios en concepto de salario, tanto si se pagara con la modalidad “a destajo” como la de “a jornal”. Los trabajadores, en definitiva, cobraban muy por debajo del convenio colectivo.

    Se ha calculado un ahorro de costes laborales del cincuenta por ciento, así como un total de 9.915 trabajadores afectados.

    Con esta actuación inspectora, ahora los trabajadores afectados tienen la opción de denunciar a las empresas y reclamarles el abono de la diferencia no percibida por esta operativa fraudulenta.

    Desde UPIT, nuestra sincera felicitación a las y los compañeros inspectores que han desarrollado esta compleja actuación.

    Me gusta

  8. LA EXPLOTACIÓN LABORAL A LA IMIGRACION POR LAS ETT AGRICOLAS

    Un inmigrante de Sierra Leona denuncia fraudes en la contratación de algunas ETTs
    Sulaiman Conteh (de Sierra Leona) lleva ocho años en España y la Subdelegación le deniega la renovación del permiso por no haber cotizado el mínimo de días

    Él asegura que trabajó en la recogida de cítricos en Valencia: consta en alta en la Seguridad Social, pero sin días cotizados

    Sulaiman Conteh pasó la mañana del jueves 15 de enero tirado a las puertas de la Ciudad de la Justicia de Málaga, a ratos llorando. Un juzgado le había comunicado que tiene que marcharse. No ha lugar a un nuevo permiso, le dijeron. No ha trabajado el mínimo de días. Hay documentos: en un informe de la Seguridad Social consta que trabajó 67 días durante un año y eso no es suficiente. Debe volver a Sierra Leona. Pero Conteh no está de acuerdo, y ha decidido llevarle la contraria al papel oficial: asegura que recogió naranjas y mandarinas durante meses en Valencia y que trabajó más de lo que la Seguridad Social certifica. Y que si todos esos días en los que trabajó no constan es porque las empresas de trabajo temporal que lo contrataron no cotizaron sus jornadas. Tiene un cuaderno para probarlo. Los sindicatos llevan años denunciando abusos por parte de algunas de empresas en el campo valenciano.

    Conteh huyó de Sierra Leona a Guinea Bissau en 1997, y de Guinea tomó un cayuco a Canarias, en 2006. Lleva ocho años en España. Primero solicitó asilo, porque en Sierra Leona le acusaban de colaborar con los rebeldes. Su país fue consumido durante los años 90 por una Guerra Civil. Niños soldado, tráfico de diamantes, amputaciones: ese tipo de guerra. La petición de asilo fue denegada tres años después de que la solicitara, según cuenta. Pero como había realizado un curso de mecánico, trabajó durante varios años en un taller, sin contrato. Consciente de que tendría problemas para renovar el permiso por arraigo, decidió buscar trabajo en la campaña de la recogida de cítricos en Valencia y solicitó uno de residencia temporal y trabajo por cuenta ajena. Ahí empezó su calvario.

    Según el informe de la Seguridad Social en el que se basa la sentencia, Conteh trabajó 67 días durante el año de vigencia de su viejo permiso, cuando el mínimo exigido por el Reglamento de Extranjería es de 90 días. Le faltarían 23. Sin embargo, ese informe también recoge que en el mismo periodo estuvo 201 días de alta en la Seguridad Social. En el régimen especial de trabajadores agrarios es posible dar de alta a un trabajador y que la empresa cotice sólo las jornadas que efectivamente ha trabajado. El problema surge cuando esa posibilidad es utilizada fraudulentamente. José Miguel Tomás, secretario general de la Federación Agroalimentaria de Comisiones Obreras en la Comunidad Valenciana, asegura que es común que algunas empresas de trabajo temporal coticen menos días de los realmente trabajados, aprovechando que pagan menos de lo que establece el convenio colectivo que en teoría deberían cumplir. Así, si un trabajador recoge naranjas durante 20 días de un mes y cobra 600 euros, la empresa cotiza menos días y se ahorra esos pagos a la Seguridad Social. “Como la mayoría son extranjeros, no tienen más remedio que tragar y callar. Les chantajean”, resume Tomás.

    Después de trabajar para Ayser Activity ETT, S.L. en diciembre de 2011, Conteh fue nuevamente dado de alta en la Seguridad Social el 1 de enero de 2012, hasta su baja 152 días después, el 31 de mayo. Ayser Activity, S.L. (del 1 de enero al 31 de marzo) y Éxito Labor ETT, S.L. (del 10 de abril al 17 de mayo) aparecen como empleadores, pero no consta ningún día trabajado para ellos. Conteh, que ha denunciado a las empresas ante la inspección de la Seguridad Social, asegura que trabajó recogiendo cajas de naranjas y mandarinas y ha aportado, junto al último recurso ante el TSJA, un cuaderno en el que apuntaba cuántas cajas recogía cada día para luego poder cobrarlas. En ese cuaderno aparecen anotaciones según las cuales habría trabajado de enero a mayo. Días más que suficientes para cumplir el mínimo. “Martes, 24/1/12, 44 cajas naranjas. Miércoles, 25/1/12, 27 cajas mandarinas…”, y sigue.

    Conteh dice que les obligaban a firmar nuevos contratos con distintas empresas durante los periodos de trabajo. “Eran los mismos”, asegura. La vinculación entre Ayser Activity S.L. y Ayser Activity ETT es obvia. Éxito Labor dice estar especializada en el sector agrario y alguno de sus directivos ha trabajado con anterioridad en Ayser. Ningún responsable de Éxito Labor o de Ayser Activity ha respondido a los correos electrónicos o a las llamadas de este medio.

    Las denuncias de los sindicatos
    El relato que hace Conteh encaja con la situación que los sindicatos valencianos vienen denunciando desde hace varios años. A finales de 2013, CCOO publicó un informe sobre la contratación en el sector agroalimentario a través de ETTs. Según José Miguel Tomás, muchas empresas recolectoras y comercializadoras de cítricos contratan ahora a través de ETT. Así evitan gestionar un gran volumen de contratación y reducen trabajadores y representantes sindicales. Las ETTs deben cumplir el mismo convenio que el de la empresa usuaria, pero muchas veces no ocurre así, denuncia Tomás, que explica que algunas pagan entre un 50 y un 60% de lo convenido, y exigen el pago del transporte al lugar de trabajo, por el alquiler de herramientas y, en ocasiones, por los pisos donde se alojan los trabajadores. El diario de Conteh refleja un precio de 0,60 euros por caja recolectada (por convenio la variedad navelina está a 1,20) y restas diarias de cinco euros por “transporte”. Ayser Activity, que ya no es una ETT, vende tijeras para cortar fruta a través de su web.

    Según el sindicalista, muchas de estas ETT surgieron al calor del negocio de los cítricos y no sirven para cubrir periodos punta de producción (“cuando tienes que llevar un barco que se va mañana”) sino como forma de contratación de trabajadores habituales. “Y 30 días en un mes no es una circunstancia de la producción, no es una urgencia”.

    Conteh se presentó a la cita con una carpeta llena de papeles desordenados. Guarda hasta los recibos de la comunidad de vecinos: “Fui a Valencia a buscar trabajo, porque si no, no te renuevan. Los senegaleses se quejaban de que la empresa no pagaba. Querían denunciar. Me dio pena de que no apuntaran. Ellos te apuntan solo un día. Por eso yo lucho de todas las formas, porque yo trabajo para este papel”. Compromís e Izquierda Plural (que llegó a hablar de situación “generalizada de explotación” y de “tramas”) presentaron sendas iniciativas en el Parlament para que se incrementara el número de inspecciones e, incluso, para que llegaran a prohibirse las empresas de trabajo temporal en el sector agrario. CCOO dice haber denunciado casos de abuso ante la Fiscalía, que no observó indicios de delito: “Hay impunidad total. El caso que me cuentas, multiplícalo por miles”.

    Facebook ShareTwitter ShareWhatsappGoogle Plus
    Etiquetas: Andalucía, Málaga, inmigración, fraude, permiso de residencia

    ficha AMPversión móvil
    El Diario
    © 2019 eldiario.es

    Me gusta

  9. ” ETT UN ABUSO LABORAL AL MÁS DESFAVORECIDO”

    Oleada de denuncias de jóvenes españoles por explotación laboral en Holanda
    Casi 500 jóvenes españoles denunciaron haber sido víctimas el último año de los abusos laborales de empresas de trabajo temporal que, una vez en Holanda, les hacen firmar contratos engañosos, con sueldos míseros y alojamientos inadecuados, según relataron a Efe varios afectados.

    “La primera semana firmamos un contrato pero no nos dieron trabajo. En la segunda semana, nos llamaron para trabajar, hicimos solo 20 horas y cuando fuimos a cobrar, nos ingresaron 65 euros al más joven, 90 a mi colega y 65 a mí”, explica a Efe Manuel Juan Ruiz (Ciudad Real, 25 años), quien llegó a Holanda atraído por una oferta laboral de la subsidiaria holandesa Tempo Team.

    No les dieron una nómina donde se explica su sueldo y, el gerente, les avisó de que tenían una deuda de 24 y 27 euros “no detallada” con la empresa, por lo tanto, no solo no iban a cobrar lo que les corresponde, sino que debían dinero a su empleador.

    Estos jóvenes entran en contacto con las ofertas de empleo temporal a través de los reclutadores en España o las redes sociales, donde las compañías publican unas condiciones laborales atractivas, con un salario que triplica el mínimo español, un contrato ligado al alojamiento y un horario de más de 30 horas semanales, el mínimo legal.

    “Lo peor son las conocidas como nóminas negativas: personas a las que se promete un salario mínimo y unas horas de trabajo, se les da un alojamiento y un transporte que tiene que pagar”, explica a Efe Sol Trumbo Vila, Presidente del Consejo de Residentes Españoles (CRE). “Y, como luego no trabajan las horas prometidas pero deben pagar los gastos igualmente, se ven con una deuda con su empresa, que, según los convenios, tiene derecho a despedir al trabajador”, advierte.

    Esto hace que la persona, sin trabajo, sin vivienda y sin dinero para volver a España, esté en una situación de “vulnerabilidad total y solo con acceso a redes de solidaridad porque no hay una institución española que se encargue de esos casos”, añade.

    La época de Navidad y los veranos son los picos más altos porque es cuando los centros de distribución de productos o de empaquetado de alimentos (ensaladas, pollo o comida preparada) requieren de mano de obra en masa, barata, urgente y temporal, y exigen incorporación inmediata y autofinanciación del viaje.

    El dinero que ha cobrado Manuel por una semana de trabajo no es suficiente para cubrir sus necesidades básicas, incluida la comida y el transporte.

    En Holanda, el salario medio ronda los 2.200 euros mensuales y, a modo de ejemplo, un menú básico roza los 35 euros y el transporte público es de los más caros de Europa. Además, la vivienda ronda los 400 euros por persona al mes y el seguro médico son 100 euros mensuales, según las cifras que maneja el Consulado español.

    El alojamiento de los temporeros, cuyo precio se deduce del salario prometido, está en los campings que renta la empresa y suele estar a varios kilómetros a pie del lugar de trabajo, fuera de la ciudad; en caso de Manuel, a 7 kilómetros a pie del primer supermercado donde puede comprar comida y los productos de limpieza.

    Ante la incertidumbre, fueron a quejarse al gerente, quien optó por despedir a los tres, relata Manuel, “por no trabajar bien”. Se había quedado en la calle, en una zona del este de Ámsterdam, sin su salario, sin ahorro que les permitan volver a España, ni un alojamiento donde vivir hasta encontrar una solución a su situación. “Se ha abusado de nosotros completamente y se nos ha engañado todo lo que se ha podido”, lamenta.

    En 2018, al menos 478 españoles presentaron quejas en el Consulado de España en Ámsterdam relacionadas con conflictividad laboral con las ETT.

    Jorge Ortuño Pons (Alicante, 30 años) reconoce, con un agotamiento físico y psicológico aparente, que llegó a Ámsterdam con “unas expectativas súper altas y con un contrato que había firmado en su momento en España”, pero se encontró con una situación “de mala gestión brutal”. “Las condiciones son bastante lamentables: había agujeros en el suelo sin señalizar, no nos dieron un chaleco, hemos estado moviendo vigas de una tonelada y media sin casco. Limpiamos el óxido con un producto tóxico sin guantes”, añade.

    Juan Villeda González (Tomelloso, 20 años) es de los empleados más jóvenes víctimas de las ETT en Holanda. “Nos lo vendieron muy bien cuando leímos el contrato en España pero no tiene nada que ver con lo que nos ofrecieron aquí. Ahora no tenemos ni para volvernos a España”, asegura.

    Un informe interno de la Federación de Sindicatos Holandeses, al que ha tenido acceso Efe, recoge testimonios de empleados españoles y polacos que reconocen que trabajar para las ETT es “una lotería” en la que “un trabajo extremadamente difícil y mal pagado se presenta como un éxito”, y donde hay que lidiar con “la incertidumbre y las malas condiciones de trabajo”.

    La Guardia

    Me gusta

  10. JORNALEROS DEL CAMPO DENUNCIAN A LAS ETT ANTE LA SRA MONTANER..

    Jornaleros del campo cobran 15 euros por ocho horas de trabajo
    Los contratados con empresas de trabajo temporal cobran la mitad
    La federación ha presentado cinco denuncias en Valencia y Castellón
    Compartir en WhatsappOtrosEnviar por correo
    EFE
    Valencia 11 MAR 2012 – 21:18 CET
    Los trabajadores recolectores del sector citrícola valenciano contratados a través de empresas de trabajo temporal (ETT) cobran la mitad de lo establecido en el convenio, a lo que deben restar entre 5 y 7 euros que pagan por el transporte en furgoneta al campo, según CCOO-PV.

    En algunos casos un trabajador puede cobrar, después de ocho horas de trabajo, entre 12 y 15 euros al día, un sueldo que, según la secretaria general de la Federación Agroalimentaria de CCOO-PV, Soledad Montaner, “se llama explotación”.

    El sindicato ha presentado cinco denuncias -cuatro en Valencia y una en Castellón- ante la Inspección de Trabajo para que investigue las prácticas de tres ETT de ámbito regional y varias empresas usuarias citrícolas (cooperativas y comercio privados), según ha informado a Efe.

    En esas denuncias se recogen datos relativos a que los trabajadores cobran entre un 40% y un 50% menos de lo establecido en el convenio y la empresa no cotiza por ellos a la Seguridad Social todos los días que van a trabajar.

    “Dos tipos de fraude:

    uno de salarios y

    otro de cotización a

    la Seguridad Social”

    Para Montaner, esas irregularidades son “dos tipos de fraude: uno de salarios y otro de cotización a la Seguridad Social”.

    El convenio del sector recoge dos tablas salariales según el trabajo por horas y a destajo, y es en este último tipo donde el precio por kilo que pagan las empresas se rebaja al 50 % en el caso de los trabajadores contratados por ETT.

    En el caso de clemenules o marisol, el precio por caja recogido en el convenio es de 2,04 euros por 19 kilos, mientras que una de las denuncias cifra el salario que paga una empresa citrícola en 1,42 euros.

    Otra de las irregularidades denunciadas a la Inspección de Trabajo es el sueldo de 0,72 euros por el cajón de navelina que paga una empresa, frente a los 1,17 euros que establece el convenio.

    “Si les dan un campo en malas condiciones y cogen a un mafioso que les cobra entre 5 y 7 euros diarios por llevarlos al campo, en una jornada que deberían haber cobrado 34,63 euros, se llevan 26 euros menos los cinco euros del transporte”, ha explicado Montaner.

    En las cinco denuncias presentadas por el sindicato, están representadas una veintena de trabajadores, y Montaner espera que al final de la campaña se puedan presentar a la Inspección unas 20 denuncias.

    “Ansia de ganar dinero”
    Montaner ha criticado “el ansia de ganar dinero” por parte de los empresarios, a lo que se añade “el miedo” de los trabajadores a denunciar, que les lleva a acudir al sindicato a relatar su situación pero no se atreven a “seguir adelante”.

    Las denuncias recogen los nombres y apellidos de trabajadores españoles y extranjeros, sobre todo colombianos, bolivianos, ecuatorianos y procedentes de países del este de Europa, así como tres ETT y empresas citrícolas.

    Según el sindicato, hay empresas emblemáticas en la Comunitat Valenciana que cumplen el convenio a rajatabla en los almacenes de manipulado y sin embargo pagan la mitad a los trabajadores de ETT, “dejando en su casa a la gente de plantilla que son fijos discontinuos”.

    Los trabajadores,

    extranjeros, cobran entre

    el 40% y el 50% menos

    La secretaria general de la Federación Agroalimentaria de CCOO-PV ha indicado que esta situación debe conocerse y para ello no descarta convocar una concentración ante la Dirección General de Trabajo de la Generalitat.

    El objetivo es que la Administración “se implique” en la “expulsión” del mercado laboral de las ETT “que masacran a los trabajadores”.

    En 2011 la Inspección de Trabajo sancionó a más de 40 empresas usuarias y más de 30 ETT, según datos de CCOO.

    El sector citrícola valenciano cuenta con unos 100.000 trabajadores inscritos en el Régimen Especial Agrario, un número que podría elevarse hasta 150.000 si se considera a trabajadores sin papeles, que no están dados de alta en la Seguridad Social, que proceden de expedientes de regulación de empleo y de despidos, que cobran desempleo o aquellos que no perciben ningún tipo de prestación.

    Me gusta

  11. Margallooo,!! como te van conociendo, al final todo llega…., aunque como siempre, ya hay varios medios, instituciones y cuerpos del estado que acabarán radicando las malas prácticas…. Suerte!!.

    Me gusta

    1. Menudo crack es este Kike, ahora que engañe a los de los apartamentos de la playa… Jajaja!, ya verán ya… Mucha fiesta… Los llevará como patitos… Almuercitos, comiditas, cenitas… Como si lo viera….

      Me gusta

  12. Todo un entramado de algunas Ett fuera de la ley y perjudicando como siempre al más desfavorecido, hay que radicar de una vez por todas este tipo de actuaciones que lo único que hacen es explotar al jornalero… Por suerte ya existen denuncias y he observado alguna listas de empresas que no son muy legales ni que digamos…

    Me gusta

  13. El llorón, menudo elemento, donde estaba en el acto al gato??, menudo prepotente.. El hazmerreir de Almenara, diga lo que digan.. Los que le rían las gracias y las chulerias, son igual de tontos que el, menuda soberbia… Gente así no valen para nada, aun recuerdo cuando fueron a su casa y retuvieron a su mujer embarazada.. Y aun iba de víctima.. ” Tururu pajarito”, Se ha puesto una cámara en su casa que ni en los bancos… Mira, mira.. que estas rodeado de amigos….

    Me gusta

  14. Hasta las mismísimas narices de todas las Ett que no cumplen con el convenio, se pasan por el forro la prevención de riesgos laborales.. Y…., lo de siempre…
    Todo un negocio en manos de cuatro…

    Me gusta

  15. Solo pido a las inspecciónes de trabajo que no permitan que Empresas como todas las que nombran y que no se equivocan sufran el mayor seguimiento en las actuaciones frente a nuestros compañeros explotados, la necesidad hace que nos encontremos así, pero no hay derecho a que se explote de nadie, y ellos abusan de nosotros, sobre todo Bonacasa que es la que no te hace contrato y si te hacen te cotiza fuera de la ley…

    Me gusta

  16. El de bonacasa si que es un buen elemento, un gran vendedor de colchones, ante la dificultad de las personas por trabajar allí esa el para acabarte de rematar, 3 días por 70 euros de recogidas… Sin comentarios, ya hace mucho que no trabajo para esta Ett, pero gente con necesidadad económica acaban bajo sus pies…

    Me gusta

  17. ECONOMÍA
    El Supremo equipara a los empleados de ETT en derechos de igualdad a los de la empresa usuaria

    Anuncios de empleo en una oficina.
    Efe | Madrid
    26/11/2019 16:48
    Facebook
    Twitter
    Whatsapp
    Los trabajadores contratados a través de Empresas de Trabajo Temporal (ETT) tienen derecho a beneficiarse de las medidas incluidas en los planes de igualdad de las compañías usuarias.

    Así lo establece una sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo conocida este martes.

    Fechada el 13 de noviembre, la sentencia rechaza un recurso presentado por varias ETT -Randstad, Adecco y Crit- y Qualytel Teleservices contra un fallo de la Audiencia Nacional, que reconocía a los empleados que prestaban servicios a ésta última a través de las tres compañías de trabajo temporal su derecho a beneficiarse del plan de igualdad.

    Para Qualytel, empresa con unos 6.500 trabajadores repartidos en cinco comunidades autónomas, los contratos a través de ETT representan en torno al 25 % del total, pero estos trabajadores estaban excluidos del pan de igualdad que la empresa puso en marcha en 2012.

    Disfrute de medidas laborales
    No se puede excluir a los trabajadores contratados a través de ETT del disfrute de las medidas laborales contenidas en el plan de igualdad de la empresa usuaria que, en cambio, sí se aplicarían a los trabajadores propios de dicha empresa, aclara el Supremo.

    El alto tribunal recuerda, además, que su interpretación está de acuerdo con el derecho de la Unión Europea (UE) en el que la igualdad entre mujeres y hombres constituye un principio fundamental.

    Temas Relacionados
    ECONOMÍA

    Noticias relacionadas
    Las multinacionales españolas pagan por Sociedades a nivel mundial el 12,6% de su beneficioLas multinacionales españolas pagan por Sociedades a nivel mundial el 12,6% de su beneficio
    La Audiencia de Madrid absuelve a Xabi Alonso de fraude a HaciendaLa Audiencia de Madrid absuelve a Xabi Alonso de fraude a Hacienda
    El número de trabajadores afectados por ERE se dispara un 32% hasta septiembreEl número de trabajadores afectados por ERE se dispara un 32% hasta septiembre
    Noticias más leídas
    Google despide a cuatro trabajadores por violar sus políticas de seguridad de datos

    Madrid, la CCAA que más crecerá en 2020, recuperará el empleo precrisis

    “Cambiar el nombre a Segundamano fue un gran error”

    Pedro y el lobo

    Las Sicav, preparadas para aplicar ‘planes B’ ante el pacto PSOE-Podemos

    Me gusta

  18. LAS ILEGALIDADES DE LAS ETT AGRICOLAS DESDE VALENCIA A HUELVA.

    De Valencia a Huelva: se destapan las ilegalidades de las ETT con los trabajadores del campo
    30 Junio 2019 / Creado por: Super User / Actualidad/Noticias /
    HUELVA, 29/06/19

    Actúan bajo apariencia de normalidad y funcionan -a la vista- con todos los requisitos legales pero es sólo humo, una simulación. La Inspección de Trabajo de Valencia ha conseguido destapar el funcionamiento real de la práctica totalidad de las empresas de trabajo temporal (ETT) que operan en el sector citrícola del Levante, constatando irregularidades en la contratación de mano de obra en sucesivas campañas que, de momento, ha supuesto sanciones millonarias para empresarios y ETT por cesión ilegal de trabajadores.

    Las investigaciones que se han llevado a cabo en Valencia han llegado a Huelva de la mano de la inspectora de Trabajo que ha estado detrás, Carmen Collado Rosique, en el marco de la Primera Jornada sobre Retos Agrarios que, bajo la organización de la firma legal Migrow, han abordado la temporalidad, la eficiencia y la ética en el sector, con la colaboración de la Fundación Caja Rural del Sur, Fundación Savia y la Asociación Nacional de Agencias de Colocación (ANAC).

    inspectora-de-Trabajo-Carmen-Collado-Rosique
    El trabajo continuado y minucioso de los servicios de Inspección ha conseguido sacar a la luz el entripado de este tipo de prácticas. La empresa agrícola suscribe un contrato de puesta a disposición con la ETT pero en la realidad cede la dirección y el control de trabajadores – que deben quedar en manos de los empresarios-, previo pacto de salarios –inferior al que figura en los documentos oficiales- y jornadas.

    En su intervención, Collado concretó que la Inspección de Trabajo ha constatado que se pagan salarios un 50% por debajo del oficial y que se imponen jornadas de 12 y 13 horas de trabajo diario. En Valencia se paga a destajo, por kilos recogidos y solo con carácter excepcional se hace por jornal, por lo que las empresas se limitan a pesar el producto y se desentienden de los trabajadores, que en ocasiones están cedidos por las ETT a varias empresas de forma simultánea.

    “Si robo un poquito a cada trabajador, robo mucho”, indica la inspectora para expresar el modo de actuar de las empresas que se aprovechan de la mano de obra e incumplen las exigencias legales en materia de contratación en una campaña de nueve meses de duración que moviliza a miles de temporeros.

    Collado llega a comparar las ETT que funcionan con este tipo de prácticas en el campo y que actúan en un coto cerrado, en el que está vetada la entrada a firmas de otros sectores, a comportamientos mafiosos, que se han puesto en evidencia en los últimos años.

    En los casos destapados en Valencia hasta el momento, la inspectora ha propuesto la retirada de la autorización correspondiente a la ETT sancionada, retirada que la Administración ha dejado en impasse en tanto no incurra en una segunda sanción. “Es el empresario el que debe asumir la dirección y el control de los trabajadores, cuantificar el salario y la jornada y comunicarlo a la ETT, como si fueran trabajadores propios”, subrayó Collado en su ponencia.

    Al campo onubense ya van llegando aires de valencia, según ha constatado la Inspección de Trabajo en Huelva. El jefe suplente de la Inspección de Trabajo, Antonio Álvarez de Morales, dio aviso en las jornadas de que el modelo que se sigue en Valencia ya se ha importado a Huelva, concretamente a los almacenes, donde se ha detectado la problemática que se ha dibujado del sector citrícola valenciano.

    En la situaciones que se han visto hasta ahora, según el inspector, se repite la fórmula, con apariencia de legalidad, pero pagando a los temporeros por debajo de lo establecido.

    Álvarez de Morales quiso dejar claro que existen diferencias con Valencia tanto por el tipo de empresario, que en Huelva es profesional y dedicado al sector (lo que no ocurre en el Levante), como por las ETT que operan, que abarcan todos los sectores y no son coto cerrado, excepción hecha a las que están llegando de la comunidad valenciana.

    Mientras, los empresarios de Huelva, expresan su temor al contagio de estas prácticas, al tener que recurrir a ETT para tener mano de obra en picos de las campañas de frutos rojos o cítricos, mayoritarias en la provincia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s