“Mataron a mi madre, perseguían a mis hijos, todo migrante tiene un por qué”: Yesenia

Valencia, España.- Con la llamada “caravana migrante”, la xenofobia y el odio se han extendido como llamarada por todo el territorio mexicano. Los gobiernos estatales, el federal, así como grupos de ciudadanos y miles anónimos y con nombre en las redes sociales, han mostrado indiferencia, desdén e intolerancia hacia hombres, mujeres y niños que huyen de la pobreza y la violencia. Algunos mexicanos, como en otros países, han hecho del tema migratorio un referente para exponer un resentimiento cultivado por la semilla de la ignorancia.

Desde Valencia, en el marco del 10N (Concentración replicada en otros puntos del territorio español bajo el lema #ContraElRacismoInstitucional), Yesenia Nolasco, migrante hondureña, emitió un mensaje contundente para aquellos que han encontrado en los movimientos sociales una excusa para atacar: “Soy hondureña, y en esta mañana tarde quisiera ser la voz de miles de hondureños que van en camino a un futuro mejor”…

“Estoy aquí en Valencia por el futuro de mis hijos, mis hermanos hondureños van a un futuro mejor por sus hijos, para tener las oportunidades que nosotros no las hemos tenido”…

“Detrás de todo migrante hay un por qué, yo me vine acá (Valencia) porque mataron a mi madre y perseguían a mis hijos las Maras, por eso salí de Honduras, de tanta violencia, huyendo a la violencia y a la miseria en la que yo vivía, por eso escapé. Y todo los migrantes que están en México ahora, los hondureños, están escapando, de esa violencia y esa miseria en la que nos han tenido, nos cansamos y quiero, en esta mañana, ser la voz de ellos, es un auxilio, un socorro que estamos pidiendo, que nos ayuden, que nos den la mano allá en México”…

Yesenia, una de las migrantes que habló durante la concentración del 10N, dejó en claro que durante la “caravana migrante” se han perdido 65 niños y 7 mujeres han sido secuestradas, mujeres “que no se saben donde están”.

“El sueño es americano no es porque queramos riqueza, queremos un futuro mejor, nos dicen analfaberas, indios, yo quisiera ser licenciada, otra persona pero no pude para ser una profesional”.

Con el 10N se cumple un año desde que organizaciones y comunidades de migrantes salieron a las calles en Valencia para hacer valer su voz en la agenda política y social. La concentración se realizó en la plaza Asensio Magraner, en el barrio de Ayora.