Activistas en Italia actúan contra fascismo de Matteo Salvini

Pisa, Italia.- “Con Salvini (ministro de Interior italiano), los fascistas, xenófobos y machistas se sienten más cómodos y protegidos al actuar en el espacio público. (Salvini) se pasa todo el día diciendo que hay que echar a los migrantes, a las personas racializadas, que las feministas son un grupo de mujeres locas y tontas que no follan bastante para vivir sus vidas tranquilamente, y como él tiene una cara pública y un poder tan fuerte, en mi visión, no sólo es que la gente se sienta más cómoda y más protegida al actuar de manera fascista, sino que se están organizando, haciendo colectivos de ciudadanos fascistas”…

… “Pero esto hace que el otro lado se haga más fuerte en sus ideales de acogida, de resistencia. Y esto es bueno, la gente está tomando conciencia política”, refiere Adele Gigli, activista, quien junto con Chiara Lombardo, también activista, nos conceden una entrevista en el centro social Exploit, en la ciudad de Pisa, Italia.

53211717_2010683408980736_3241341398007414784_n
Foto: Facebook Limonaia – Zona Rosa.

En Italia, como en toda Europa, las políticas fascistas avanzan con fuerza; sin embargo, la juventud hace frente con ideas y movilizaciones para frenar el odio de líderes europeos, cuyos discursos atacan principalmente a los migrantes y a las mujeres. En Italia, Matteo Salvini, ministro de Interior y líder del partido de ultraderecha La Liga, ha encabezado una cruzada para culpar a los refugiados de la crisis económica que experimente Europa, y en su frenesí, ha calificado de “carne humana” a quienes huyen de sus países por la guerra y el hambre causada por Occidente.

Las bombas mediáticas de Salvini contagian, y de forma insólita, recrudecen el panorama en todo el mundo: el nacionalismo y la irracionalidad, combinada con la falta de valores, suman al desasosiego que vive la población, aquellos ciudadanos que buscan un cambio y rechazan el racismo y la primitiva forma de pensar de los políticos conservadores en el poder.

Hablamos por teléfono. Gigli nos cita en el Exploit. Llegamos al lugar y ahí están Adele y Chiara, jóvenes estudiantes de Cine y Literatura, respectivamente. Activistas y feministas, jóvenes que piensan en que la educación, la formación y la información son herramientas para contarrestar la ignorancia, el fascismo y la desigualdad social.

El colectivo del que son parte, “Limonaia-Zona Rosa” -y el movimiento “Non una di meno”-, organiza actividades en el centro cultural “Exploit”, fundado hace 6 años, en Pisa, Italia. Ahí se llevan a cabo círculos de estudio, charlas y diversas iniciativas sociales, también se ocupa de políticas europeas a nivel nacional con encuentros con personas inmersas en política italiana. “Es una forma diferente de hacer cultura y un espacio de encuentro y generar conciencia, hacemos cursos de formación y difusión de información sobre varias temáticas”, refiere Adele, quien hace énfasis en que hacen diferentes eventos para la recaudación de fondos para continuar con la actividad social.

“Con la Limonaia hacemos escuela de migrantes, ya que en Italia es muy difícil que accedan a los derechos fundamentales para poder integrarse, ahí les enseñamos italiano”, acota Adele, quien agrega:

“Desde el colectivo nos preguntamos cómo es posible reducir todo a cuestiones ideológicas deshumanizadas, cuando te encuentras en frente de un grupo de personas que se están muriendo de frío, escapando del infierno, sólo pensando en salvar su vida y la de sus hijos. Somos una organización que buscamos otras formas de pensar y ver el mundo”…

52977070_355849198603003_942203146275389440_n
Foto: Facebook Limonaia – Zona Rosa.

Los esfuerzos de colectivos como “Limonaia-Zona Rosa” buscan contrarrestar el miedo diseminado por Salvini y La Liga. Salvini, en las últimas semanas, se ha enfocado a desprestigiar a las organizaciones civiles y de socorro para evitar la acogida de refugiados en Italia.

“Salvini está creando políticas de odio y miedo, se centra en que los migrantes no van a entrar más a Italia, el nombra a unos barcos famosos, no deja entrar a estos barcos, mientras otros barcos menos famosos llegan a diferentes partes de Italia, siguen llegando, como fue el caso de Sea Watch”, enfatiza.

¿Qué hacen los jóvenes en Italia antes esta situación de xenofobia divulgada desde el gobierno?

“Los jóvenes en Italia tenemos que buscarnos la vida y eso significa encontrarnos con diferentes personas. Nosotras tenemos la suerte de tener un pasaporte, un documento en nuestro bolso y con este papel podemos ir a casi todos lados, esto te pone en la situación de encontrarte con personas que no tienen esta suerte. Puedes decidir poner este privilegio a favor de la lucha, de sus luchas. Cuando te enfrentas con chicos y chicas de tu edad que tampoco pueden salir de sus hogares, que no tienen, los cuales la mayoría no tienen porque viven en centros de acogida o CIES (Centros de Internamiento para Extranjeros). Cuando te enfrentas con esto, tenemos que reflexionar y darnos cuenta de algo. Y para que este privilegio se vuelva derecho, tiene que ser garantizado para todos y todas”…

… “Por esto hay una coalición tan fuerte entre estas identidades, hay que darse cuenta que nos están robando la posibilidad de ser felices, que no es normal vivir con el miedo de no saber cómo vamos a sobrevivir al mañana y no lo queremos para nuestras vidas, para la de nuestros hermanos y hermanas ni para los hijos e hijas, queremos que un hijo que nazca hoy viva en una sociedad diferente. Si no empezamos a luchar por nuestras vidas, a luchar en nuestro jardín, a tender las manos de las personas cercanas, no hay posibilidad de cambiar nada”.

¿Cómo se vive en Pisa ante esta situación de políticas conservadoras?

“El alcalde actual de Pisa (Massimiliano Angori) es de extrema derecha y al entrar (al poder) lo que hizo fue aplicar leyes represivas contra los jóvenes, las cuales prohíben sentarse y comer en las calles, reunirse en grupo, y si lo incumples, hay multas bastante caras. Las plazas están llenas de policías”.

Para Chiara Lombardo “solamente en el encuentro y la unión podría cambiar la situación actual, uniéndonos a nuestros compañeros migrantes podremos cambiar las políticas de odio y racismo que está llevando a cabo Slavini. Todo esto se lleva a cabo con el feminismo, porque nos ha enseñado la importancia y la belleza de la interseccionalidad de todos y todas, nos ha enseñado cómo una mujer no puede ser libre realmente si los migrantes no pueden cruzar la frontera”…

… “Nos ha enseñado la belleza de la libertad por todos, todas. Quiero decir a la gente que entren en crisis con ellos mismos y que tengan una reflexión para salir de casa y después ver el mundo que los rodea”.

Adele es clara: “La lección más fuerte es la que nos ha dado el feminismo… sabemos que la represión que toca a uno es algo que nos toca a todos y todas, hasta que todo el mundo en igualdad y en condiciones tengamos los mismos derechos y las mismas libertades, sabemos perfectamente que siguen atacando a los más débiles de la sociedad, empiezan con los migrantes, con los homosexuales, con las personas transgénero y las mujeres”…

… “Por esto hay una coalición tan fuerte entre estas identidades, hay que darse cuenta que nos están robando la posibilidad de ser felices, que no es normal vivir con el miedo de no saber cómo vamos a sobrevivir al mañana y no lo queremos para nuestras vidas, para la de nuestros hermanos y hermanas ni para los hijos e hijas, queremos que un hijo que nazca hoy viva en una sociedad diferente. Si no empezamos a luchar por nuestras vidas, a luchar en nuestro jardín, a tender las manos de las personas cercanas, no hay posibilidad de cambiar nada”.