El feminismo, movimiento de “rabia y amor por opresión”

Belfast, Irlanda del Norte.- El movimiento de género no es ninguna lucha contra el hombre como muchos medios divulgan. Existe mucho desconocimiento respecto a este tema. Es necesario informarse y definir conceptos. El género es un movimiento de todos y todas, sin exclusión. Es un movimiento por los animales, por el medioambiente, por el mundo. ¿Por qué es feminista?, porque nos están matando, porque las estadísticas muestran la violencia física, sexual, verbal, psicológica y económicas a las que estamos sometidas. Porque nos oprimen. Porque el capitalismo, junto con los gobiernos, atacan y han atacado siempre a los y las que consideran “más débiles”. Refuerzan la ignorancia para fortalecer sus ideales machistas y valores deshumanizados para perpetuarse en el poder. Pero esto está cambiando y lo estamos viendo en todo el mundo, hasta que no exista igualdad de oportunidades para todos y todas, sin distinción. Donde todos y todas tengamos acceso a los mismos derechos y libertades, y hasta que la lucha por los derechos humanos se aplique en todos los rincones del planeta, la lucha deberá continuar.

El feminismo es un movimiento de rabia y amor por tanta opresión que se ha sufrido a lo largo del tiempo, de la historia, por las creencias y los prejuicios que existen con respecto a los roles de género y las desigualdades obvias que, a días de hoy, siguen perjudicando a las mujeres: África, América Latina, Asia, ejemplos donde la esclavitud laboral es común, o la mutilación genital, la trata de personas, la caza masiva, el maltrato animal, y un interminable y doloroso etcétera.

Portada1
Fotografías: María Atahona.

El feminismo es belleza, amor, libertad, y me entristece el pensamiento simplista, especialmente el europeo, que reduce el movimiento feminista a la lucha de sexos, o retorcidamente para alimentar su propio ego.

Conocer las estadísticas de analfabetismo, acceso a la educación, sobre quién posee la mayoría de propiedades en el mundo o quiénes ocupan los puestos de poder político ayudaría a los escépticos entender por qué este movimiento es feminista. Seguramente con más información y conocimiento los hombres estarían de nuestro lado.

53830216_314095029295923_7337549659226767360_n

El problema viene cuando las mujeres, debido a una educación patriarcal, piensan en términos capitalistas, en políticas fascistas, de derechas, totalmente incompatibles con éste movimiento, no por segregación, simplemente por ética, valores y sentido común.

En general, estos temas parecen importar una mierda. Es triste ver cómo la vanidad y banalidad reinan a sus anchas: mujeres preocupadas por su cuerpo y cumplir perfectamente con esos cánones de belleza inventados por la publicidad, el porno machista y sexista donde el cuerpo, nuestro cuerpo, se reduce a mercancía. Sí, mercancía. 

Los datos son irrefutables. Una niña menor de 18 años se casa en el mundo cada dos segundos; es decir, una de cada 7 niñas, de entre 15 y 19 años, están en situación de unión infantil o matrimonio. 200 millones de mujeres y niñas han sido sometidas a la mutilación genital femenina. 59 países no tienen ningún recurso legal contra el acoso sexual en el trabajo. Las mujeres constituyen en promedio el 43 por ciento de la fuerza laboral agrícola mundial. Las propiedades terrenales de todo el globo pertenecen en un 98 por ciento a hombres. 774 millones de personas en la Tierra son analfabetas, y de ese universo, las dos terceras partes son mujeres. La participación de la mujer en los tratados de paz es de un 7 por ciento frente al 93 por ciento de hombres, y así podría detallar hechos. Lo anterior son números de Human Rights, Escola de Cultura de Pau (FISAS) y ONU Mujeres. 

54224964_1273223472852724_1672387710179868672_n

Luchamos por los derechos: derecho a la vida, derecho a no ser sometidas a torturas ni tratos inhumanos ni degradantes. Por el derecho a gozar de igual protección con arreglo a normas humanitarias en tiempos de conflictos, derecho a la libertad y a la seguridad personal, derecho de igualdad ante la ley, derecho a la igualdad en la familia, derecho al más alto nivel posible de salud física y mental, derecho a gozar condiciones de trabajo equitativas y satisfactorias. Derechos a ser mujeres en un mundo de hombres.

Belfast, un día después: 9 de marzo

El aire es gélido pero se asoman algunos rayos de sol. Me acerco a la plaza Writer’s Square, en Donegall Street, en Belfast. Ahí es la cita y donde nos congregamos decenas de personas caracterizadas de diferentes personajes. Se observan puestos de información sobre activismo social, se escucha música, cantos, hay bailes que deleitan a estudiantes, niños y niñas, también adultos, hombres, mujeres, todos unidos por una causa, el movimiento feminista. El objetivo: lograr la igualdad de las hermanas y hermanos del mundo, unirse para mostrar al sistema que son fuertes y van a luchar por sus derechos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Miro los diferentes carteles, coloridos por los símbolos de las organizaciones participantes. A Belfast acuden de toda Irlanda del Norte: Reclaim de Agenda, End Deportation, Rosa Ni (Socialist Feminist Moviment), Windsor Women Center, Womens`s Support Network, Women`s Tec, Women`s Aid, Rainbow Proyect, Belfast Feminist Network, Alliance for Choice, Time Travellers for Choice, Merj (Migrants and Ethnic-minorities for Reproductive Justice), Abortion Rights, entre otras.

53489196_341531046476149_344158087365525504_n

“Queremos reconocer el poder de las mujeres y demostrar su igualdad. Marchamos en solidaridad con las mujeres migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo”, vociferan las integrantes de End Deportations Belfast.

“Los derechos de las mujeres son ahora”, retumba desde el estrado instalado con motivo del Día de la Mujer, frente al ayuntamiento.

“Estamos aquí para hacer historia”, hacen eco las palabras en los cimientos del City Hall. Hay algarabía, fuerza, pero también un triste recordatorio: la muerte de Giselle y Alisson, madre e hija, ambas halladas sin vida en su flat en Irlanda del Norte, cuyas investigaciones apuntan a un doble asesinato en manos de su pareja. No hay minuto de silencio, hay un grito que se contagia entre los presentes, me eriza la piel.

53390438_1561396397338062_1322496412704833536_n

“El gobierno del Reino Unido está continuamente fallando con sus políticas, sobre todo con algunas de las mujeres más vulnerables que viven aquí. Pedimos que se ponga fin al ambiente hostil que facilita el tratamiento inhumano de las personas”, se repite en el evento.

En un país donde estadísticamente hay mayor igualdad de género a nivel mundial, hay un atraso en los hechos respecto a sus derechos humanos. Las mujeres y los migrantes son los más vulnerables. Un dato demoledor ejemplifica lo anterior: de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 28.4 por ciento de las mujeres en Reino Unido han sido víctimas de violencia física o sexual a manos de su pareja en el transcurso de sus vidas. A pesar de que los servicios sociales y el acceso al mundo laboral no golpea estrepitosamente a la mujer, la violencia se sigue ejerciendo contra ella, contra nosotras.

Posible1

Fotos y texto: María Atahona.