Iberdrola, narcotráfico y corrupción del gobierno golpean al Istmo: Bettina

Valencia, España.- La corrupción de las autoridades de los tres niveles de gobierno, el narcotráfico y el poder económico y devastador de las multinacionales europeas y anglosajonas han hecho del Istmo de Tehuantepec un infierno para sus habitantes. Los megaparques eólicos instalados en la región, y otros más que están proyectados, han generado pobreza, segregación, daños socioambientales, migración y distorsión del sistema democrático a través de manipulación de políticos para la obtención de licencias y permisos.

Iberdrola, Unión Fenosa, Acciona, Gamesa y Renovalia Energy, entre otras más, lideran la invasión de multinacionales en el Istmo: las empresas españolas, con un discurso “verde”, son las primeras en violentar los derechos humanos de las comunidad y destruir el ecosistema de la zona.

Bettina Cruz Velázquez, integrante del Consejo Indígena de Gobierno, activista y férrea defensora de los derechos humanos de los pueblos, confirmó lo anterior en su visita a Valencia, España. La oriunda del pueblo binni`zaa, en el sur de Oaxaca, realizó una gira por el país Ibérico para denunciar el avance de las multinacionales españolas en el Istmo y el desgarramiento que generan entre la sociedad y su entrono. Señaló a la empresa Iberdrola como símbolo de aniquilación, y cómo utiliza el discurso de la transición energética de fósiles a renovables como bandera verde para mercantilizar los recursos naturales, como el viento.

En sus tres días de visita en Valencia, Cruz Velázquez explicó que el gobierno mexicano cobija el avance de las multinacionales en territorio indígena, lo que genera despojos y persecución. Un ejemplo de contubernio entre gobierno y empresas extranjeras es la creación del corporativo Zapoteca de Energía, cuyo dueño es un funcionario estatal quien apoyó a las multinacionales en la obtención de permisos y licencias.

“Nos ha sido difícil hablar de cómo la energía supuestamente renovable afecta a los pueblos. Se ve como una panacea sin verla en el contexto que se desarrolla. La energía renovable es buena: nosotras no estamos en contra, pero si vemos cómo se está desarrollando y en manos de quién está, vemos las otras aristas, de lo que representa”, refirió Bettina, quien agregó:

“La presencia del narcotráfico es una realidad. Antes era zona de paso y ahora está controlado por carteles. Hay un control y las empresas utilizan a los carteles para amedrentar a la resistencia contra los proyectos. Cuando inician los proyectos (las empresas) pagan a los sicarios, y los conocemos, pero ahora lo que han hecho es transformarlos en constructoras, que tengan maquinaria y con un interés propio cuidan esos espacios de transformación de territorio agrícola a parques eólicos”.

“Como verán, no somos precisamente los pobladores del Istmo los que consumimos esa energía, hay comunidades que aún no tienen energía eléctrica; sin embargo esa energía se manda, por medio de las líneas de transmisión de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a todas las filiales de esas empresas en México: ahora también el Ejército tiene un parque eólico donde la energía se va a transmitir a todos los cuarteles del ejército mexicano en el país”.

Bettina aclara que la energía que producen los más de mil 900 aerogeneradores en 25 parques en el Istmo de Tehuantepec sirve para otras empresas multinacionales, como Bimbo. En pocas palabras, los pobladores son engañados para que la riqueza que genera el viento y sus tierra pasen a manos de unos cuantos, las élites europeas y norteamericanas.

“¿Cómo han entrado las empresas?, pues han entrado por medio de contratos civiles arreglándolo en usufructo por un tiempo de 25 a 70 años, hasta 90 años y con muchas restricciones para la gente. Por ejemplo, mucha gente que tiene la tierra habla únicamente zapoteco o no saben leer ni escribir y las empresas lo que hacen es llegar con un contrato que ni yo mismo entiendo, porque son muchos términos legales contractuales”.

La defensora de la tierra y el territorio lleva 10 años en lucha y en ese trayecto ha sido perseguida, encarcelada, golpeada y amenazada de muerte. Pese a que el Estado mexicano y las multinacionales buscan su final y del movimiento de resistencia, Bettina sentencia que el “miedo” no vencerá.

“No hay que dejar que el miedo nos domine y seguir”, lapida.

“La pérdida de soberanía, la mercantilización de un servicio público, la corrupción, la criminalización social, la precarización laboral, la vulneración de derechos de los pueblos indígenas y la destrucción de la biodiversidad” y el hábitat de especies protegidas por las normas mexicanas son algunas consecuencias que genera el desarrollo voraz y “asesino” de las corporaciones extranjeras. Iberdrola, en este caso, posee los parques La Ventosa, con una capacidad de 80 megavatios (MW) y situado cerca del municipio de Juchitán de Zaragoza; el parque Bii Nee Stipa, de 21 MW y ubicado en El Espinal; y parque La Venta III, que tiene una potencia de 102 MW y situado en el municipio Santo Domingo Ingenio.

el Istmo es una región primordial en temas de conservación, además de ser una ruta clave para las aves migratorias. Los parque eólicos matan más de 4 mil aves migratorias anualmente y más de seis mil murciélagos. Un estudio del Banco Mundial (BM) subraya que el Istmo de Tehuantepec “es uno de los principales corredores migratorios de aves del mundo” y “pasan cada año unos 12 millones de ejemplares, de 453 especies diferentes, cuya vida peligra a causa del bosque de aspas” de los parque eólicos. La instalación de los parques, de acuerdo a pruebas mostradas por Bettina Cruz, también remueven manglar en impunidad.

“El manglar es una de las especias más protegidas en el país y para el proyecto eólico no importa, se deforesta la selva baja caducifolia, típica en el Istmo de Tehuantepec y típica de toda la costa del Pacífico, hasta el norte del país. Esa vegetación se deforesta. Las turbinas, por ejemplo, tienen 600 litros de aceite. Tienen que cambiarlo cada 6 meses y, ¿dónde va a parar el aceite de mil 900 aerogeneradores. Contamina todo, avientan el aceite, quema parcelas. Es un problema ambiental”, explica Bettina.

Los parque eólicos, acota Cruz, también causan rompimiento del tejido social, las multinacionales vulneran los “lazos culturales”.

“Ya no ha una relación importante entre los pueblos y vulnera, polariza a la sociedad y provoca que estemos violentados. Hay migración por la fragmentación de las parcelas, y la gente debe buscar dónde trabajar. Hay una migración permanente en el Istmo”.

Bettina apuntó que Iberdrola, de acuerdo a un análisis de consecuencias, en dimensión económica como indicador de la propiedad, la empresa es beneficiaria de la inconstitucional ley privatizadora de 1992 y corresponsable de la mercantilización de la generación eléctrica en México. Es la primera productora privada de energía eléctrica en México y la que hizo negociaciones con el gobierno mexicano donde se privatiza la energía eléctrica.

“Iberdrola es la primera multinacional eléctrica en México. Supera la media en rentabilidad. Hace gestión y ejerce el lobby en el Congreso, gestiona las leyes y las modifica con senadores y diputados para privatizar la energía eléctrica”, y suma:

“En la dimensión ambiental, Iberdrola dice que es verde, pero en su producción, el 96 por ciento es ciclo combinado, de los combustibles fósiles y 4 por ciento eólica. Se pinta de verde en eso. Usan la terciarización, contratan otras empresas, cobran más y es de las principales empresas que causan conflictos en Oaxaca. La cara de los pueblos en el Istmo es que somos organizados, y desde hace diez años formamos la Asamblea de Pueblos Indígenas y trabajamos en la defensa, información, jurídica y visible. Tenemos una radio comunitaria, tenemos policía comunitaria y pertenecemos a una resistencia contra las altas tarifas de la Comisión Federal de Electricidad, estamos en esa lucha. La resistencia está ante individuos y las mujeres que tienen un papel protagónico”.

Bettina apunta que viene un escenario negro en el país, ya que se verán en los próximos meses las consecuencias de las reforma estructurales del gobierno federal en el territorio mexicano.

*La entrevista se realizó en mayo de 2018, en Valencia, España. Hasta ahora inédita.