Rigor periodístico ante “fake news”; consejos de Amnistía internacional

Belfast, Irlanda del Norte.– Las noticias falsas han servido como eficaz herramienta para desestabilizar gobiernos, arruinar campañas políticas, destruir la credibilidad de personas antisistema, validar acciones militares, estigmatizar creencias, apoyar ideas y atraer seguidores en plataformas digitales de negocios, comunicación y periodísticas. Las llamadas “fake news” son virales y un cáncer que invade las redes sociales y se extiende hasta cumplir su objetivo: minar la verdad para crear dudas e incertidumbre en la población.

Amnistía Internacional (AI) y otras organizaciones han desarrollado estrategias para detectar y comprobar fotografías, videos y datos publicados en diferentes soportes digitales (hasta en cuentas de twitter de funcionarios de gobierno). Ante la avalancha de información, expertos como Milena Marin, asesora de investigación táctica de Amnistía Internacional, han logrado formar miles de voluntarios en el mundo para trabajar en proyectos específicos para evidenciar engaños mediáticos y proteger los derechos humanos de las personas.

Portada
Milena Marin, asesora de investigación táctica de Amnistía Internacional, en Belfast, en Irlanda del Norte. Fotografías: Carlos Underwood.

En su visita a Belfast, Marin detalló la investigación del caso de las ejecuciones de mujeres y niños a manos de soldados cameruneses, en 2018. BBC Africa Eye, en el documental Cameroon: Anatomy of a Killing, explica detalladamente la metodología de la pesquisa para exponer los abusos cometidos y quiénes las realizaron. A partir de un video, sin fecha, anónimo y con un contenido crudo, el equipo de expertos logra identificar la locación, corroborar los hechos, dónde se grabó y la época del año. La huella digital del video, con técnicas adecuadas, revela lo sucedido: el asesinato extrajudicial de menores y mujeres en Camerún, pese a la negación del gobierno.

Cameroon: Anatomy of a Killing es un ejemplo de rigor periodístico, de investigación, de verificación, una tarea olvidada por el diarismo, los grandes medios por ganar la nota, ejercer la inmediatez como un logro informativo. Milena Marin, con más de diez años de experiencia, no sólo mostró el caso de Camerún, su equipo (la mayoría jóvenes universitarios en diferentes partes del mundo), han analizado contenidos en Gaza, Siria, entre otros lugares en conflicto. Análisis de armas, de ropa, hasta de la flora del lugar, son indicios que llevan a la verdad. El problema no es la fotografía ni el video hecho viral, es la falta de un proceso de verificación, el replicar instintivamente una noticia por el simple hecho de hacerlo, sin comprobación.

Portada2

¿Es un contenido original? ¿Quién lo subió? ¿Dónde? ¿Cuál es la motivación para subir el contenido? ¿Por qué ahora?, son algunas de las preguntas que todo periodista debe formularse antes de replicar información en la redes.

El periodismo ha cambiado, pero el rigor no . Esfuerzos de organizaciones como AI han hecho que el periodismo no se pierda en la banalidad. La reconstrucción de hechos como respuesta a la mentira.

*Más información sobre técnicas de verificación, contacta a Deshuesadero.com