“Vivimos del turismo”, la mentira del modelo turístico español franquista

Islas Baleares, España.- “Vivimos del turismo”, la mentira que repiten los gobiernos y los empresarios de los destinos en donde la industria hotelera española ha minado los recursos naturales y orillado a los residentes a vivir en la marginación, en la pobreza y en una sistemática explotación laboral. En el Caribe mexicano, como en otras partes del mundo, la balearización ha destruido el ecosistema y la forma de vida de los locales. ¿Por qué? Hay un mal de origen, un modelo turístico español franquista, autoritario y criminal que avasalla, destruye y no respeta ninguna ley. Pese a sus terribles consecuencias, el modelo turístico franquista se exporta a países ricos en recursos, y a mediano plazo, la población sufre los daños de un sistema de negocio depredador de territorios, privatizador y ecocida. Franco y sus herederos, con dinero del Banco Mundial, han hecho de la industria turística un mal que no deja de clonarse y consumir playas y reservas naturales muy valiosas. Así lo revela el documental Tot Inclòs. Danys i conseqüències del turisme a les nostres illes (Todo incluido. Daños y consecuencias del turismo en nuestras islas), un trabajo realizado por un colectivo de profesionales del medio audiovisual y activistas. Más información de los realizadores y del documental: http://totinclos.cat/qui-som/

El documental, el cual se puede ver gratuitamente en las plataformas YouTube y Vimeo, respectivamente, visibiliza cómo la industria turística e inmobiliaria opera con las reglas franquistas, cuyo esplendor surge en los años cincuenta y sesenta y cuya riqueza se acumula en unas cuentas familias, como Barceló, Fluxá, entre otras. ¿Cómo actúan? Llegan a un lugar de manera “minera, explotan playas, lugares paisajísticamente muy valiosos, y cuando agotan los recursos, se trasladan a otros destinos”: Cuba, Caribe mexicano, Marruecos, República Dominicana, etcétera.

El trabajo del colectivo desenmascara los discursos de los empresarios y de los gobiernos que protegen a la industria turística como si se tratara de una fórmula para crear bienestar. Salarios bajos, contaminación, especulación inmobiliaria, turismo de masas, desahucios, explotación laboral, efectos deshumanizadores que no solamente son visibles en las Baleares, como Mallorca, actualmente se advierte con gravedad en el Caribe mexicano, en la Riviera Maya, donde las cadenas hoteleras franquistas mantienen alianzas criminales con el gobierno y los sindicatos.

Es común ver en destinos como Riviera Maya zonas donde el turismo fragmenta a la sociedad. Colonias de trabajadores donde las adicciones y la violencia han destruido el tejido social. Viviendas caras y de pésima calidad, construidas por las mafias inmobiliarias. Por otro lado, en las Baleares, se ejecutan desahucios para fomentar el alquiler turístico, operado por una lógica depredadora. La desigualdad que genera el modelo franquista es inhumano. El resultado para la población, “malvivir del turismo”.

Aunque el panorama es negro, y más cuando los políticos son aliados de los criminales mal llamados empresarios turísticos, hay maneras de cerrar filas. La organización ciudadana, hacer una política rupturista y llamar a las cosas por su nombre, es un paso mayúsculo. El modelo turístico español, clonado en muchas partes, incluyendo Riviera Maya, tiene un origen perverso: Francisco Franco.

*Deshuesadero.como difunde el documental Tot Inclòs. Danys i conseqüències del turisme a les nostres illes con fines informativos y para crear conciencia sobre el desarrollo turístico voraz. Todos los derechos pertenecen a sus realizadores. Más información: http://totinclos.cat/