Periodismo en tiempos oscuros: crisis económica e inseguridad

Morelia, Michoacán.- Los periodistas en México, como en todo el mundo, viven en un estado de indefensión permanente. La crisis económica, la inseguridad y los nuevos modelos de consumo de información han generado cierres masivos de medios tradicionales y despidos.

A pesar del desolador panorama, existen ejemplos de periodismo de investigación y nuevas plataformas digitales que buscan contrarrestar la debacle financiera y de calidad informativa con contenidos originales, multiformato y adaptados a las nuevas audiencias y tecnologías. Hoy se vive una de las mayores crisis en el periodismo, y como en todas las situaciones de inestabilidad, se abren oportunidades para reflexionar sobre el oficio, su presente y futuro en tiempos oscuros.

Pese al esfuerzo del gremio por sobrellevar una aguda problemática financiera, en México la violencia no cesa. Información publicada por Articulo 19 (https://www.article19.org/) el pasado 3 de septiembre, remarca que en “México se registra una agresión contra un o una periodista cada 17.4 horas. Se registraron 249 agresiones durante el primer semestre del año, incluyendo 7 asesinatos de periodistas. Y desde el inicio del gobierno federal en turno, se han registrado 277 agresiones”.

“No sólo se registraron el mismo número de asesinatos de periodistas que el primer semestre del año pasado; en lo que va de 2019, se han registrado 10, superando la cifra total de 2018, cuando se registraron 9. Además, en lo que va del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador se han registrado 11. De continuar esta tendencia, a poco más de cuatro meses para terminar el año, 2019 podría ser el más letal para la prensa en México”.

Leer: https://articulo19.org/sobre-a19/

La situación es crítica para los periodistas. Ante las diferentes problemáticas que golpean con plomo al gremio, Deshuesadero conversó con el periodista Francisco Valenzuela. El también economista reside en Michoacán, y desde la capital, ha dirigido por más de una década un medio especializado en periodismo cultural. Revés, ahora RevésOnline (http://revesonline.com/), nació como una revista en papel y se adaptó al nuevo lenguaje digital. Aunque hoy los tiempos en el sector son negros, Michoacán arrastra desde el 2006 una compleja y extraordinaria situación de violencia. Si bien las faltas de garantías y las amenazas a periodistas no reconocen fronteras, el estado michoacano es un ejemplo de descomposición -social, económico- de lo que actualmente se experimenta en todo el país. ¿En qué momento está el periodismo en un estado como Michoacán? ¿Cómo sobrevivir como periodista en esta crisis financiera y de seguridad? Estas y otras preguntas responde el también escritor a Deshuesadero.

El director general de la plataforma RevésOnline es claro:

“Y a esta crisis económica hay que añadirle la crisis de la inseguridad. Michoacán es uno de los estados más violentos de México, y aquí a veces hacer un periodismo independiente, libre, es difícil, porque te encuentras con grupos de crimen organizado o con políticos que están coludidos o empresarios, y la integridad del periodista siempre está en riesgo”.

Deshuesadero (DH).- ¿Cuál es la situación del periodismo en un lugar como Michoacán, marcado por la violencia y los cierres de los medios de comunicación?

Francisco Valenzuela (FV).- “Es una crisis por donde quieras que la veamos. Por un lado hay una crisis económica como en todo el periodismo en el mundo. Al momento de tener esta conversación, estamos a un par de días de que el New York Times (https://www.nytimes.com/es/), en su edición en español, anunció su cierre definitivo. Estamos hablando de una empresa que tiene un respaldo financiero millonario y aún así no quisieron tener pérdidas. En el caso de Michoacán, la mayoría de los medios de comunicación no tienen tanto respaldo económico y han venido experimentando una crisis económica desde hace varios años, derivado principalmente de que los medios aquí en Michoacán, como sucede prácticamente en todo el país, dependen mucho de las oficinas de Comunicación Social de los gobiernos respectivos, de los gobiernos del estado, de los ayuntamientos. Y en la medida que ese dinero, ese flujo de efectivo empezó a estar en crisis desde que los gobiernos dijeron que hay que cortar la llave de tanto subsidio que se da a los medios de comunicación, el modelo económico cambió y ya no encontraron fuentes de financiamiento que les permitieran operar como operaban”.

“Una de las primeras consecuencias fue la desaparición de periódicos. Aquí en Michoacán han desaparecido por lo menos tres o cuatro periódicos que ya tenían bastantes años trabajando, uno fue Provincia, otro La Jornada Michoacán, se dice que La Voz de Michoacán, que es uno de los periódicos que más años y más tradición tiene, también tiene una severa crisis. No se diga el Cambio de Michoacán”.

“Y es una crisis no solamente de dinero, también de los nuevos tiempos de consumo de información, sobre todo si atendemos a los periódicos, pues la gente ya no está comprando periódicos, cada vez son menos los sectores de la población que van al puesto de revistas a comprar un diario impreso, prefieren consultar en Internet la información, porque además si vas a comprar un periódico y ves las noticias que ya viste, que ya navegaste, son las noticias de ayer, y eso no tiene ningún sentido para estar informado”.

(DH).- Se viven tiempos de inseguridad, ¿cómo ser periodista en estos tiempos oscuros?

(FV).- “Ser un periodista en estos tiempos implica saber, primero, que tu trabajo no está garantizado, que el día de mañana te pueden despedir, y despedir sin respetar tus garantías laborales. Aquí la mayoría de los medios de comunicación están haciendo contratos muy ventajosos para ellos, hay periodistas que ni siquiera tienen un contrato para no generar prestaciones sociales, simplemente les van pagando pero no los tienen en el régimen del Seguro Social, por ejemplo”.

“Hay muchos periodistas despedidos a los que no se les dio una liquidación, o se les liquidó muy poco, incluso hay periodistas despedidos a los que les quedaron a deber muchos meses de sueldo, y no hay una autoridad que defienda al periodista, por eso el periodista está un poco en la indefensión”.

“Está inseguro porque no hay protocolos de seguridad para los periodistas que cubren, sobre todo el crimen, la nota roja, se están jugando ahí la vida un poco. Y me parece que tampoco hay mucha preparación, siendo autocríticos, de los periodistas. Tenemos a muchos periodistas de la vieja guardia que estaban acostumbrados a hacer notas que degustaban a los gobernantes. Y esos periodistas empiezan a quedar caducos, empiezan a quedar fuera de los que hoy es la información más contemporánea. Pero también tenemos a una nueva generación de periodistas que muchos de ellos no lo son de formación, son jóvenes que estudiaron letras, historia, y que de pronto, al no encontrar alternativas en su carrera, se meten al periodismo porque no exigen mucho más allá de saber redactar, y eso entre comillas, y enviar información”.

“También me parece que la calidad de periodismo en estos tiempos es bastante baja, al menos en un estado como Michoacán”.

(DH).- El periodismo tradicional están en terapia intensiva, la necesidad de reinventarse para sobrevivir ante los cierres…

(FV).- “Tienes que reinventar y multiplicar, las dos cosas. Multiplicar en el sentido de que un salario, que es algo de lo que no hemos hablado… el salario de los periodistas en un estado como Michoacán es miserable. Un periodista que trabaja ocho o más horas en un diario está ganando alrededor de 8 mil pesos si bien le va, lo que son como 400 dólares, 350 dólares al mes, que eso lo gana en dos días cualquier obrero en Estados Unidos. Aquí lo gana un periodista por un mes de trabajo, con un día de descanso a la semana, obviamente con una preparación pobre. Pero aunque tenga una preparación, si alguien llega con mucha preparación, mucha experiencia, sabe escribir, buscar la nota, investiga, de poco le va a servir porque los salarios así están. Se tienen que multiplicar porque no les basta con tener un trabajo, muchos de ellos trabajan en dos medios de comunicación diferentes para juntar estos salarios”.

“Algunos tiene un negocio, otros tendrán que vender tacos en la noche, y diversificarse porque no alcanza el dinero”.

“También si solamente te estás dedicando al periodismo tienes que reinventar y conocer y adaptarte a todo el lenguaje periodístico que están consumiendo las nuevas generaciones actuales y eso implica saber de tecnología, saber cómo funcionan las redes sociales para periodistas, no para personas, saber un poco de video, saber de edición de audio, ser bueno para que también te vean en otros medios y te puedan emplear como colaborador en otros medios. Entonces sí tienes que estar más preparado de lo que estaban los periodistas varios años. Hace varios años bastaba que un periodista fuera culto, supiera quizá algún otro idioma, y eso era suficiente para que tuviera un buen trabajo. Hoy no es suficiente”.

“Hoy debes saber más cosas. Tienes que entender el lenguaje audiovisual, y técnicamente saber resolverlo, debes saber agarrar una cámara para sacar video, saber cómo editar, todos estos procesos que antes eran exclusivamente para técnicos, hoy un periodista cualquiera debe saber cómo se hace”.

(DH)- ¿Dónde hay cabida para los periodistas con nuevas habilidades, con nueva formación, ya que también en las plataformas digitales hay sueldos raquíticos?

(FV).- “Quizá hasta más. Si hacemos una comparación del salario promedio de un diario impreso contra un portal de noticias, todavía el diario impreso tiene más que ofrecer que el portal. ¿Por qué? Los diarios impresos todavía son de grupos empresariales que tienen mucho dinero y que todavía están transitando entre el periodismo tradicional y digital, pero tienen un respaldo económico importante.

“¿Qué pasa con los portales?, que son portales nativos, muchas veces acaban de nacer, o muchas veces son portales de un periodista, que quiso hacer su propia página, o un grupo de tres amigos que están intentando hacer algo, y por obvias razones no tienen ese respaldo financiero como para ofrecerle un buen salario a sus trabajadores”.

No podemos hablar de cómo ha sido esa transición, si no de cómo está siendo. Estamos empezando apenas la transición y está costando muchísimo trabajo. Hay un boom de portales periodísticos, hay muchísimos más de los que imaginamos. Yo me doy cuenta cada vez que voy a una conferencia de prensa, por ejemplo, de cuántos colegas levantan la mano y mencionan su medio y ese medio yo no lo conocía. Si nos ponemos hacer un levantamiento, un censo, nos vamos a encontrar más portales periodísticos que poetas en Michoacán. Y me parece que en el mundo está pasando lo mismo. Poco a poco se va a ir autoeliminando”.

“Quienes no quieran hacer periodismo como una forma de vida se van a ir cuando vean que no es negocio, quienes no le entiendan a los nuevos lenguajes, se van a ir porque no se van a adaptar y se van a quedar con el recuerdo. Los que se queden son los sagaces, los que estén preparados para esta nueva forma de comunicarse y los que inviertan bien sus recursos en todas esas herramientas de comunicación. Va por ahí, pero todavía quedan bastantes años para ver cómo mucha gente fracasa, cómo mucha gente pierde dinero y cómo otros lo ganan. También está el caso de los youtubers que no son periodistas pero comunican muy bien, es como una fauna ahí encontrándose unos con otros”.

(DH).- ¿Cómo ser diferente con tanta sobreinformación y saturación de plataformas digitales?

(FV).- “Un ejemplo de cómo ser exitosos, y respetados por la calidad periodística, yo pondría como ejemplo Animal Político (https://www.animalpolitico.com/), que están haciendo investigación periodística, y han revelado información tan relevante como ‘La estafa maestra’ (https://www.animalpolitico.com/estafa-maestra/). Un fraude que hizo el gobierno federal mexicano anterior, presidido por Enrique Peña Nieto, que consistió en desviar recursos que originalmente eran aplicados para combatir la pobreza, para combatir los problemas de alimentación. Pues todos estos millones fueron desviados para campañas políticas en un esquema en donde se involucraron entidades gubernamentales, universidades, gobiernos locales, todo mundo creó proyectos fantasmas para que el dinero no llegara a la gente más pobre y llegara a las campañas políticas. Todo este entramado lo descubrió un portal llamado Animal Político con una ONG, “Mexicanos contra la corrupción”. Descubrieron esto y son ahora un portal respetado por el trabajo periodístico que hacen”.

“Me parece que hablando en términos estrictamente periodísticos, los proyectos que le apuesten a la investigación de datos, a no sacar las notas diarias, virales, si no al periodismo de fondo, son los que triunfarán”.

“Pero además como lo hace Animal Político u otros tantos portales, con herramientas fáciles de consultar en una computadora. Esto es infografía, videos, animaciones, fotografías, todo para que el lector entienda mejor, sobre todo cuando puede ser una investigación de fondo, con un texto muy grande, y tú como lector lo puedas entender en un simple gráfico o darte una idea y clavarte en el texto de fondo. Esos son los ejemplos del periodismo que sí puede perdurar y el lector seguirá siempre consultando”.

(DH).- Se necesitan recursos y público para entender y apreciar los trabajos. ¿La independencia de un periodismo es posible realmente?

(FV).- “Es imposible la independencia absoluta porque para hacer este tipo de periodismo se necesitan recursos. Y para tener esos recursos necesitas alianzas, y muchas veces estas alianzas están ahí también cargadas hacia algún partido político, hacia ciertos personajes empresariales, y siempre por ahí habrá un interés metido. Ahora se dice que Animal Político está coludido con “Mexicanos contra la corrupción” y que son antimorenistas y que no se llevan bien con el actual presidente López Obrador, pero finalmente esa dupla le dio un golpe muy fuerte a Enrique Peña Nieto, quien dicen era su amigo, y a un amigo no lo golpeas así”.

“Pero hacer un periodismo netamente independiente y que sea exitoso es muy difícil. Yo lo veo muy complicado, si requieres hacer investigación en verdad, y requieres de esa tecnología, pues le tienes que invertir dinero”.

“Pagar a alguien para que haga la investigación, implica mucho tiempo, muchos días, y necesitas de dónde. A menos que seas un millonario excéntrico y que toda tu fortuna la quieras invertir en eso, a lo mejor te salga un proyecto periodístico verdaderamente independiente. De otra forma será muy complicado que no llegues a rozar un interés que tenga ahí un dejo de sospecha”.

(DH).- ¿Cómo sobrevivir si los mecanismos de defensa para periodistas fallan?

(FV).- “Actualmente el panorama sí es desolador y no me parece que estamos exagerando en ponerlo así. Yo creo que es la peor crisis de los medios a nivel mundial en la historia. Nunca antes habíamos visto tantos cierres de medios, tanta reducción en el presupuesto de medios de comunicación. Lo que podríamos haber visto, desde que empezó a digitalizarse todo, yo creo que nos imaginábamos que los medios grandes se adaptarían, tienen todo el dinero del mundo para hacerlo y los pequeños van a desaparecer o unos muy marginales. Pero ya cuando vemos que los grandes medios como The New York Times, en México, como El Financiero (https://www.elfinanciero.com.mx/), está prácticamente por desaparecer porque también está en una crisis terrible, derivado de otros negocios que no tienen qué ver con el periodismo pero finalmente les está pegando, sí ves un panorama muy complicado intentar hacer periodismo, y quienes lo hacemos es porque amamos a la profesión, porque nos da oxigeno estar publicando cosas, pero como negocio es complicado y, sobre todo, complicado si quieres hacer un tipo de periodismo muy específico. Si quieres hacer una página viral, es muy fácil, empiezas a poner notas escandalosas, pones muchas cosas de sexo, pones lo que está en tendencia en el día en Twitter, y con eso vas generando un tráfico y el tráfico te lleva Google, y Google te lleva a empresas que te pagan, y ahí la vas llevando, o te haces el chistoso en Youtube y listo. Pero si lo que quieres es hacer periodismo de investigación, periodismo de datos, crónicas, buenas entrevistas, eso no es viral, no vas a encontrar a los grandes públicos que lo quieran consumir, no vas a reventar las redes sociales con eso y entonces te va a costar más trabajo y tendrás que decidir si quieres ser un periodista austero o te dedicas a otra cosa”.

(DH).- Qué titular le darías a esta crisis en el periodismo

(FV).- “Podría ser ‘Las computadoras mataron al periodismo’, o ‘Los teléfonos mataron al periodismo’, quizá, no es que le eche la culpa a la tecnología pero sí este abrupto cambio de modelo de las audiencias, de cómo estamos consumiendo la información, le dieron totalmente al traste al modelo que por años en los medios estaba muy estable: la radio, la televisión y el impreso tenían un modelo que no cambiaba en nada, hasta que llegó Internet y las redes sociales y lo cambiaron todo. Y también tiene que ver con la crisis del mundo, con la crisis económica del mundo, los gobiernos dijeron que ya no hay dinero, no podemos darles tanto y ahí se les acabo el chiste”.

(DH).- ¿Qué haces para salir a flote en una plataforma digital?

(FV).- “Se mantiene como podemos. También es muy complicado. Si hablamos de que el periodismo de investigación, el periodismo amplio, de temas muy generales de interés de todos es complicado sostenerlo, imagínate cómo lo es el periodismo cultural. Nosotros nos dedicamos al periodismo cultural. Hablamos prácticamente de música, de cine, de literatura, de teatro, de danza, de artes visuales, a veces metemos crónicas internacionales, pero sí es un público mucho más reducido al que llegamos nosotros o al que aspiramos llegar y obviamente que es complicado pero hemos optado por, a partir de este medio de comunicación, ofrecer como proveedores otros tipos de productos como realización de video, audio, de guiones, capacitaciones en lo digital, y es como va flotando y el medio sigue existiendo, pero no hemos logrado un modelo que es el que aspiramos y nos ha costado muchísimo trabajo, un modelo que sin salirse de su esencia de periodismo cultural nos diera para pagar colaboraciones, para tener un grupo de reporteros, no nos da para eso”.

“Cuando encontramos algunos financiamientos pues apenas alcanzan para pagar lo que tecnológicamente se tiene qué hacer para tener un portal. Mucha gente cree que simplemente pagar un dominio y se acabó. Pero hay que buscar servidores buenos, pagar el dominio cada año, y como si fuera una imprenta, pero esta es virtual. Hay que estar aceitando siempre la maquinaria, cuesta dinero, y solamente lo saben hacer los programadores ñoños, y uno no sabe hacerlo porque es lenguaje complicado, entonces se va en eso”.

La intención es que de pronto sí podamos encontrar un modelo que le dé sustento a la revista y a todos sus colaboradores. Somos un poco punks, ya somos viejos de edad pero jóvenes en espíritu, tampoco hemos querido caer en la búsqueda de convenios porque un convenio, sobre todo hablando de provincia, te condiciona mucho, te quita la libertad de expresión, te hablan por teléfono para decirte que no puedes publicar, que bajes una nota, o qué columnista es incómodo. Como no hemos querido ser un medio que se deje condicionar por los gobiernos pues tampoco nos hemos acercado a firmar convenios y eso nos tiene así. Una revista con mucha influencia en el estado y hasta en otras ciudades, pero sin mucho dinero”.

(DH).- Consejo a estas nuevas voces o las viejas que se quieren actualizar

(FV).- “Para los periodistas de las nuevas generaciones el primer consejo es que definan qué tipo de periodismo quieran hacer. Lo puedes hacer de diferentes maneras. Hay quienes prefieren hacer un canal de Youtube, y es muy válido: hay canales bastante interesantes, si van hacer eso preocúpense más por lo tecnológico, por comprarse sus buenas cámaras, sus buenos micrófonos, ser buenos hablando, tener buena dicción y por comunicar cosas interesantes y ser originales”.

“Si van hacer periodismo de investigación, un portal más serio, y aspirar a ganar premios periodísticos, prepárense, lean mucho, lean a los periodistas consagrados, lean literatura, porque esto del periodismo de investigación requiere de más preparación, más lecturas, requiere también de otros conocimientos extras, conocimiento básico de matemáticas, de estadística”.

Cuando tú empiezas a investigar cosas tienes que hacer sumas y restas, multiplicaciones, sacar porcentajes, estimaciones y hay periodistas que le tienen pavor a las matemáticas, y si quieren hacer ese tipo de periodismo tienen que entrarle a todo eso. Prepararse con los idiomas, por lo menos inglés al cien por ciento, y si pueden un idioma extra mucho mejor, la tecnología debe ser su mejor amiga: es saber que periodista quiero ser”.

Aquí puedes escuchar la entrevista completa:

*La fotografía de portada pertenece al fotoperiodista Michel Traverse.